lunes, 12 de septiembre de 2011

Bunyip.

Fecha de Creación:
18 de Febrero de 2.011.


    El Bunyip es nuestro vehículo submarino de exploración.
     Se trata de un vehículo relativamente pequeño diseñado para la observación de los fondos marinos, su flora y fauna autóctona, y el desplazamiento sin prisas en tan maravilloso entorno. Mide 20mt de largo y 5mt de diámetro.
     Aunque tiene capacidad para unas 8 personas, está diseñado para el disfrute de un par, como es nuestro caso. Puede permanecer estático en un mismo lugar durante horas, lo que permite grandes momentos de investigación subacuática. Su autonomía es de unas amplias 48h sumergido. Es silencioso y capaz de mantener una velocidad de 50km/h sin vibraciones, ni sonidos extraños.
     Los tanques de lastre están situados en la base del vehículo y repartidos por el casco, lo que permite un control bastante bueno sobre su flotabilidad y permite soportar presiones muy altas (hasta 300mt de profundidad). Por supuesto, la flotabilidad y manejabilidad disminuyen sensiblemente con la profundidad.
     Aunque dispone de un sistema de sónar bastante decente (situado en la torreta superior), se aconseja periódicas salidas a la superficie para constatar la posición durante viajes largos para corregir los errores de deriva.







    La sala de descanso está decorada para ser relajante y cómoda, bien iluminada y amplia, además de contar con escotillas blindadas que pueden ser abiertas para la contemplación del fondo marino.



    La sala de mando es amplia, diseñada para un solo piloto, y además de un cómodo asiento, y del timón de control, tiene un sistema de brújula y sónar a su disposición. Los amplios ventanales permiten una visibilidad inmejorable durante la navegación.



    El motor del Bunyip posee una de nuestras patentadas “Calderas de Compactado Absenta”, y proporciona el vapor para mover la hélice principal y la secundaria, además de oxígeno para los tripulantes.






    Podemos confirmar la seguridad del Bunyip, y admitir que los picnic submarinos son especialmente tranquilos y bellos.
     Están invitados a comprobarlo.





    En esta ocasión si ha existido un boceto previo, más que nada para no olvidarnos del proyecto, pues hace tiempo que nos rondaba por la cabeza...
    Los paneles de separación son de plástico, forrado de cartón ondulado plateado por un lado, y de goma-eva (imitación madera) por el otro. Las compuertas son tapas de bolsitas de "toallitas húmedas".
    Pegando y uniendo los paneles a cartón ondulado negro, construímos el cuerpo del Bunyip.
    Tras esto, llega el momento de coger piezas sueltas y planear algo que parezca una sala de máquinas, montar los arcos de la cabina, y ponerle el acetato transparente que haga de cristales. La cosa va cogiendo forma.

    El misterio de la rueda de timón: un carrete para hilo, y palillos (mondadientes) que ya tienen ese bonito trabajo en una punta. Todo ello unido a un "dedal" de plástico y este a su vez a un colgador de pared dorado.

    Para completar la sala de máquinas, nos hacemos unos cuantos manómetros e indicadores, mediante rollitos de restos de goma-eva, pintados adecuadamente.
    La sala de control se completa con la brújula (una bola de plástico decorada, y un engranaje de plástico), un sillón (cartón ondulado, una pieza curva de plástico y un mullido asiento de fieltro rojo).
    La sala de reposo cuenta con un mobiliario de cartón ondulado y papel decorativo. Las ventanas son tapas de tetra-bricks de leche y zumo (estamos orgullosos de esta ocurrencia). Y las lámparas son alambre dorado y sendas cuentas de plástico para hacer collares y pulseras.
    La torreta es una tapa de "Café capuchino en polvo", ornamentada con algunas piezas de plástico. Y el efecto de "roña submarina" lo hemos logrado con cola blanca y sal gruesa, posteriormente pintada con varios tonos de verde.

    La cuestión es que "Bunyip" estaba pensado para ser desmontado y sus piezas recicladas, pero todavía sobrevive entero a pesar de su tamaño. Y es que gusta bastante a los amigos y las visitas...

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario