martes, 30 de agosto de 2011

Diario de Campo #5: Pólipo.

Fecha de creación:
05 de Agosto de 2.010


    Permitan que les presentemos un nuevo ejemplar criptobiológico capturado en nuestro más reciente viaje de investigación. De nuevo, solicitamos nos permitan conservar el secreto de los detalles que nuestras aventuras conllevan.

    Pólipo.
    Nombre científico: Pholipae Chrisaora Aberrantis.
    Hábitat: costas poco profundas.
    Longevidad: desconocida.
    Medidas: 4cm diámetro x 5'5cm de altura (+tentáculos de 3cm).
    Fuente de información: Informe de campo.
    Distribución: Mar Negro; Estambul.

    Antecedentes:
    Su aspecto presenta un marcado caracter carnoso cubierto de pústulas palpitantes y válvulas que se abren y cierran constantemente. La parte superior muestra una boca similar a un sfinter musculado rodeado de cinco tentáculos de gran movilidad. No parece estar dotado de órganos sensoriales, pero ha demostrado ser consciente de su entorno y la cercanía de presas potenciales. Carece de esqueleto.

    Notas de campo:
    El verano en Estambul es especialmente caluroso y húmedo, pero no podíamos desatender la llamada de un colega criptozoologo, y buen amigo de la familia. Diversos problemas con el gobierno local y algunos buscadores de tesoros de reducida catadura moral, nos obligaron a extender nuestra estancia en la ciudad, antes de lograr sumergirnos en las aguas costeras del Mar Negro, con un anticuado y precario sistema de buzo que sería la maravilla de un coleccionista de antigüedades.
    No hizo falta buscar demasiado al contar con la guía de nuestro colega, que nos mostró una enorme masa de seres carnosos de aspecto repulsivo y tumefacto. Formaban una colonia de al menos un millar de individuos en varios estados de crecimiento, y algunos de ellos incluso parecían flotar en las aguas, completado su formación y ya más similares a medusas.
    Estos pólipos, a pesar de estar bajo el agua, emiten constantes silbidos y chirridos que parecen algún tipo de comunicación, y son tremendamente hostiles, pues los individuos flotantes defendían al resto de la comunidad abalanzándose sobre nosotros. La dureza del traje de buzo nos protegía, pero decidimos apresurarnos en tomar un individuo para analizar y salir de allí abajo.

    Nota:
    Dos meses más tarde, nuestro colega turco nos ha escrito explicando que la colonia de pólipos ha desaparecido, mudándose a aguas más profundas, y que algunos de los individuos flotantes han protagonizado algunos ataques a bañistas y pescadores de la zona.







    Esperamos que el pequeño bicho, basado en los pólipos volantes Cthulunianos les guste.
     La criaturita está modelada con paciencia y cariño en masilla Sculpey -endurece en el horno- y pintada con cuatro colores (magenta, blanco, verde y amarillo). Colocada sobre una tapa de plástico, le añadimos musgo para hacer el belén, y una concha de almeja para darle atmósfera.

    Por supuesto, nuestro pólipo sigue decorando las estanterías.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario