lunes, 18 de julio de 2011

Caronte

Fecha de creación: 14 de Octubre de 2009.

    "Permitan que, una vez más, les mostremos otro de los artefactos de investigación: "Caronte".

    Caronte es un mecanismo basado en el tradicional tablero de Oui-ja, si bien no requiere de toda la ceremonia asociada a la práctica del mismo. Su sencillo funcionamiento detecta la presencia de entidades espirituales, y condensa el ectoplasma en su cámara de flujo para dar energía a los delicados mecanismos que convierten los sonidos emitidos por el fantasma, en una rápida sucesión de movimientos de los dos marcadores, y esas letras convenientemente apuntadas, en palabras y frases coherentes.
Mediante Caronte, es posible la comunicación y conversación con esas esquivas entidades del más allá.
El artefacto posee varias diminutas palancas para aumentar la recepción de esos mensajes, y adecuarla a entidades de mayor o menor fuerza y distancia.

    Mediante Caronte, hemos "hablado" con los fantasmas de varias casas encantadas, y hemos comenzado a recoger notas sobre un fascinante más allá postmortem, digno de ser estudiado y desvelado de secretos. El mecanismo también se ha mostrado capaz de recoger crípticos mensajes de entidades no asociadas al fenómeno espiritista, pero de cuya naturaleza aún no poseemos datos suficientes para establecer un origen.

    Esperamos disfruten de Caronte".





    La idea de crear a Caronte nace de la propia obsesión (real) del insigne caballero Thomas Alba Edison (1.847 - 1.931) por lograr la comunicación con el más allá. Nuestro juguete es mucho más profano que los intentos que dieron la radio por fruto, y sus materiales, también.
    Caronte tiene como base una sencilla caja de cereales, un cartón de papel de cocina, un tubo de patatas "Pringles", la esfera de un reloj, el tubo de cristal para puros con algo de gel de baño, y poco más que algunos detalles variados, aparte de la fotocopia de una oui-ja.

    El resultado es elegante y aparente, por lo que es otro de los cacharros que aún perduran por la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario